La pintura al acrilico, muchas ventajas

pintura al acrilico
Actualmente se trata de una de las técnicas de pintura más apreciadas, su luminosidad le hace destacar por encima de otras artes, esto, unido a su resistencia a la luz, oxidación y envejecimiento, hacen de la pintura acrilica una de las técnicas en alza.

Las pinturas acrílicas son de fácil manejo, lo que facilita mucho su utilización creativa, los papeles acrílicos (por ej. del fabricante Hahnemuehle), permiten utilizarla como acuarela o bien, cómo pasta, dándole una textura similar al oleo pero mucho más brillante.

Entre las ventajas que tienen las pinturas acrilicas frente a otros tipos de pinturas, destacan la ausencia casi total de olores, antialérgica y diluible en agua, con la consiguiente facilidad en su limpieza (antes de que seque). Seca muy rápido extrayendo el agua, lo que permite sobrepintar con facilidad.

Eso si, una vez la pintura acrilica se seca, el proceso es irreversible, no podremos diluirla de nuevo y despegarla.

El acabado del acrílico es mate, llegando a mate seda, y mediante otras técnicas de recubrimiento se pueden conseguir acabados también en brillo para el acrílico.

Combinación de acrílico y oleo

Se trata de una técnica bastante habitual, combinando pinturas acrílicas y oleo, básicamente se utiliza sobre papel, creando un fondo de acrílico que permite a muchos papeles aguantar el oleo.

Lo más habitual es crear un fondo con varias capas de acrilico, dependiendo del artista se lograrán fondos más o menos vistosos, pero en general muy ricos como soporte posterior muy resistente para aplicar oleo.

Los pinceles recomendados para pintar con acrílico son pinceles sintéticos, que deben ser lavados con agua y jabón, junto al resto de herramientas, cómo hemos comentado, si lo dejamos secar no podremos sacarlo.

Papel y cartón para acrílico

El acrílico se puede aplicar en cualquier superficie, pero por su composición con agua se recomiendan papeles fuertes, cartones de más de 360 gr/m2, Algunos fabricantes tienen papel especial para acrílico. Es común también el uso de cartones gruesos de acuarela.